Harry Potter: Warner Bros Studio Tour

Harry Potter Tour

A lo largo de los años, y a pesar de que casi me encuentro ya en la treintena (¡ay! cómo pasa el tiempo) sigo reiterando mi amor por la saga de libros creada por J.K. Rowling, Harry Potter, y el peso que sus historias han tenido en mi vida, especialmente en esa etapa que conformó el paso de la niñez a la adolescencia. Cuando tenía la edad del niño mago descubrí Harry Potter y la Piedra filosofal en la biblioteca; en aquel momento los libros aún no gozaban de la fama colosal que tienen hoy en día, y recuerdo haber tomado prestado aquel volumen varias veces en bucle, para releer una y otra vez las aventuras de todo un mundo nuevo que se abría ante mí. No era el primer libro de fantasía que leía, pero sí fue el más importante a la hora de hacerme imaginar e inventar, como si el mundo se convirtiera en un gran spin-off más allá de sus páginas. Así que, a la edad en la que parecía que debía empezar a abandonar mis sueños de magia, encontré una gran excusa para prolongar la infancia.

En el año 2015 visité por tercera vez Londres, esta vez para ir a ver a una amiga mía que residía allí. Normalmente suelo planificar con mucho esmero mis viajes para poder exprimir al máximo el tiempo, pero en esta ocasión no organicé nada: mi amiga me informó que había planeado todos y cada uno de los días de mi estancia con diversas actividades y visitas, y que yo sólo debía sorprenderme debidamente. Creed que cuando vi los tickets para visitar los estudios Warner Bros y realizar el Harry Potter Tour mi asombró fue mayúsculo y mi hype, desmedido.

Para llegar a los estudios lo más sencillo es coger un tren que te lleve a Watford Junction (a unos 20 minutos de la estación de Euston) y una vez allí, tomar el bus lanzadera que en otros 15 minutos te deja frente a los estudios. Ya os digo que una vez entráis en los estudios, cuesta mucho mantener la vista fija en un solo lugar.

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Entrada los estudios Harry Potter de la Warner Bros

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Los carteles de los personajes te dan la bienvenida nada más entrar.

En el universo Harry Potter

Junto a la cola de acceso al tour podréis ver la célebre alacena donde Harry Potter pasó sus buenos 11 años de vida. El aperitivo perfecto para saber que pasaréis a ver algunos de los decorados más emblemáticos de las películas y que os hartaréis de contemplar vestuario y atrezzo empleado en ellos. Pasear por lugares como el Gran Comedor o el Callejón Diagon os parecerá sobrenatural; tanto como poder degustar la cerveza de mantequilla (yo la probé en formato helado y estaba deliciosa) o toparos con el tren que os llevaría a Hogwarts, en el que también podéis entrar y pasear junto a los vagones…

En este caso creo que las imágenes valen más que las palabras, de modo que os dejo algunas de las fotografías que tomé a lo largo del tour, nada corto y que se aprovecha muchísimo. Una visita indispensable para los fans de Harry Potter, que saldrán totalmente extasiados.

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

La alacena donde Harry Potter pasó once años de su vida en Privet Drive

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Una maqueta gigante del castillo de Hogwarts

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

El hermano de Hagrid, Grawp

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

El fabuloso autobús noctámbulo, sin conductor (ni cabeza reducida).

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Caracterización de Ginny, Harry, Ron y Hermione en el epílogo de la última película.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Snape y los mortífagos, reunidos para contemplar la obra de Nagini.

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Figuras de la familia Weasley en la acogedora cocina de la Madriguera

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

El expreso de Hogwarts, en el que se puede entrar para contemplar de cerca el interior de algunos vagones.

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

El expreso de Hogwarts, al detalle

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Ron Weasley, a punto de darse un festín de chucherías del carrito en uno de los vagones del expreso a Hogwarts. No falta Scabbers.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

El rosa era el color favorito de Dolores Umbridge, tal como podemos recordar en esta recreación de su despacho.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Una de las actividades interactivas consiste en un duelo de varitas.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

También podemos descubrir los entresijos de la tecnología empleada para dar vida a muchas de las escenas de la saga.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Quedar fascinado por decorados como la clase de pociones es lo más lógico… y no eran sólo los más pequeños los que se quedaban con la boca abierta.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Snape, a punto de impartir su clase de pociones.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Dumbledore, director del colegio, en su magnífico despacho.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Otra de las estancias más icónicas es el salón que precede a los dormitorios de las casas. Aquí, la de Gryffindor.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

A la espera de ser elegido por el cáliz de fuego.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Pelucas y barbas: no faltan los detalles de estilismo de los personajes de la saga.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

El infame traje de baile de Ron Weasley, con volantes incluidos.

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Otro vestido icónico, el de Hermione en el baile de cuarto curso. Siempre pensé que el diseño era muy anti-Hermione, pero aquí está.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

El profesorado, encabezado por Dumbledore, a punto de iniciar el curso en el Gran Salón.

 

Harry Potter Warner Bros Studio Tour

Aragog daba bastante miedo en las películas, y ésta no se quedaba atrás.

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's