[REC] – terror en exclusiva

Han pasado ya unos cuantos años tras el estreno de [REC], pero lo cierto es que no ha perdido un ápice de la frescura que conquistó al espectador ni del impacto que provocó en mí. Sigue resultando una experiencia creíble y terrorífica a partes iguales; Jaume Balagueró y Paco Plaza supieron dar en el clavo dando una vuelta de tuerca al tan manido género de «zombies» o «infectados». ¿La clave? Más de una.

Infección cámara en mano

En primer lugar, es imposible tratar [REC] sin hablar de su estilo de grabación. Rodada cámara en mano, la acción te mete irremisiblemente dentro de la trama, hasta el punto de sentirte en el mismo bloque de pisos de Rambla Cataluña donde está ambientada (y en gran parte, rodada).
Durante toda la película te sientes como Pablo, el cámara del programa Mientras usted duerme, que registra frenéticamente el infierno en el que se han metido él y la reportera Ángela Vidal (Manuela Velasco) de manera fortuita. El realismo que nos simulan es tan brutal que incluso encontramos momentos en que la cámara se queda sin audio; el trabajo que realiza el operador de cámara es fabuloso, mostrando en todo momento lo necesario para comprender y disfrutar la acción, y además en tomas bastante largas (aunque otras son falseadas).

Terror cotidiano

Otra de las claves, aunque también está intrínseca en el punto anterior, es la naturalidad del reparto: algunos personajes que aparecen en [REC] son lo que simulan ser durante la película: Manuela Velasco había estudiado comunicación y estaba nerviosa frente a la cámara haciendo de reportera, de la misma manera y era imprescindible que Pablo Rosso fuera operador de cámara (a pesar que su voz, finalmente, fue doblada).
El resto de personajes que aparecen son actores poco conocidos y actúan de forma muy natural; es sencillo creerse lo que sucede porque las reacciones de los implicados son totalmente coherentes con lo que podríamos esperar de pasar una situación así.
rec-fotograma-0

Fotograma de «[REC]»

[REC] también tiene un buen ritmo de la acción, que no decae en ningún momento pero que se toma su tiempo para presentar a los personajes principales y esbozar al resto pasando algo de tiempo con ellos. Obviamente, conocer las vidas de los protagonistas de [REC] no es, ni mucho menos, la intención de sus directores, pero sí que simpatices con ellos lo suficiente como para que al menos te preocupes ligeramente por situación en el edificio… y te compadezcas de lo que les espera.

Disfrute adrenalítico

[REC] es efectiva a la hora de provocar horror y tensión gracias a diversos factores; uno de los principales sería, sin duda, su escenario sumamente tan bien escogido, claustrofóbico y toda una trama mortal para los personajes. Otro gran acierto la efectiva escalada de tensión, que va ganando en intensidad hasta su desenlace, minutos en los que es fácil saltar a la mínima cuando los contemplas por primera vez.
Recuerdo cuando fui al cine a verla: el silencio durante la escena final era denso como pocas veces lo he vivido en una sala con películas de este género. Es un film imprescindible para cualquier fan del terror, e incluso diría que también lo es para quienes disfrutan de ciertas virguerías en el uso de la cámara.
Eso sí, avisado estás; es fácil que la adrenalina se te dispare si entras por primera vez en el edificio de Rambla Cataluña. Después habría tres secuelas, pero esa ya es otra historia.
PD: Cabe decir que se puede prescindir completamente de su remake norteamericano, Quarantine, que pierde lo que hace ingeniosa a [REC] y copia descaradamente lo que la hace especial.
Trailer [REC]
https://www.youtube.com/watch?v=tqsOaV7NUVM

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's