Doctor Strange – la magia llega a Marvel

Doctor Strange

Wow. Quiero pensar que a lo largo de los años (y bastante cine a mis espaldas) he ganado criterio cinematográfico y objetividad, pero… Hay veces que las películas me dan un mazazo, por la razón que sea, y me enamoran. Doctor Strange ha sido una de ellas.

Lo primero, para empezar: Benedict Cumberbatch. El furor que hay en torno a este actor está totalmente justificado en términos interpretativos. Personaje que toma, personaje que clava: le hemos visto como un hiératico Sherlock, apabullado en Agosto, villano en Star Trek… Con Doctor Strange no sólo suma y sigue, sino que se corona con un papel protagonista carismático y complejo, perfecto para su total lucimiento, donde consigue ser el maestro en una función donde hay muchos elementos capaces de captar nuestro entusiasmo.

El Marvel más mágico

Además de tener a un protagonista cuya personalidad da mucho juego (tanto como puede dar su capa, ese objeto con vida propia que aporta la vis cómica), tenemos un reparto que en su totalidad cumple en sus papeles. Desde Christine (Rachel McAdams) como la dulce doctora enamorada de Strange hasta la enigmática Anciana (genial Tilda Swinton). Quizás le ha faltado un mayor desarrollo al personaje antagónico de Kaecilius (interpretado por Mads Mikkelsen) pero que aprueba en su papel de villano.

Otro aspecto que me ha fascinado del nuevo film de Marvel son sus efectos especiales: Doctor Strange es toda una virguería visual, llevando aquella pequeña «muestra» que vimos en Origen con París doblándose sobre si misma a un extremo capaz de dejarnos boquiabiertos. Maravillosas las escenas de lucha con la ciudad replegándose y duplicándose, y maravillosos también los efectos de magia que utilizan todos aquellos con acceso a la realidad espiritual.

Stephen, el antihéroe

Sobre todo, me ha encantado el hecho que Doctor Strange tenga las marcas propias de los films Marvel, pero que aun así sea tan distinta. Su trama, enfocada en la magia y en los mundos paralelos, se aleja de la ya muy explotada fórmula del superhéroe. La evolución del personaje principal se produce de forma escalonada, tomándose el suficiente tiempo de presentación como para cogerle la medida a Stephen Strange, sus virtudes y sus defectos, y hacer que me importe cómo se va adentrando en todo lo que tiene para ofrecerle Kamar-Taj.

En definitiva: Doctor Strange es el film Marvel que más me ha conquistado desde Avengers por su sentido del humor tontorrón sin perder de vista su trama más adulta, por incorporar una historia de amor que no da repelús, por su conjunto de personajes geniales en sus roles y por meterme de lleno en un mundo lleno de magia que, para decirlo rápidamente, mola un montón. Y por descontado, por darle al pedazo de actor que es Benedict Cumberbatch un papel con el que puede lucirse bien a gusto. No puedo esperar a ver más aventuras del doctor Stephen Strange (tendremos que esperar a Infinity war).

PD: La escena post-créditos y el cameo de Stan Lee son geniales.

Para ver si…

  • Te gustan los filmes de Marvel pero estás algo cansado de la fórmula de la típica forma del superhéroe.
  • Eres todo un «cumberbitch».
  • Tienes ganas de disfrutar de un film visualmente impecable.

La escena

La primera entrevista de Strange con la Anciana, hilarante y espectacular a partes iguales.

Ficha Doctor Strange Filmaffinity

Trailer Doctor Strange

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's