Qué ver en Pompeya

Qué ver en Pompeya

Últimas horas en Capri

La penúltima jornada de nuestro viaje italiano nos despertamos temprano en nuestro hotel de Anacapri con muchas ganas de ir a Pompeya y descubrir sus famosas ruinas. Tras un desayuno reparador, nos dispusimos a abandonar la isla: de nuevo, la mala praxis al escoger el método de bajar al puerto. Los autobuses de bajada no pasaban y nos empezamos a poner nerviosos porque teníamos todos los números de perder el ferry a Sorrento.

Lo mejor hubiera sido tomar un autobús a Capri y, allí, descender en funicular.

Al final, terminamos compartiendo un taxi con otra pareja de turistas en condiciones similares a las nuestras; el descenso en este transporte nos regaló unas vistas increíbles de la isla (y también un poco de terror al volar por la carretera sin ni siquiera un cinturón de seguridad).

Breve parada en Sorrento

Un ferry después, llegamos a Sorrento. No pasamos demasiado tiempo en esta ciudad; nuestro plan inicial era ir a Pompeya y luego regresar para pasar la tarde allí, pero ya os adelanto que tras el periplo por la ciudad en ruinas estábamos tan sumamente cansados que volvimos directamente a Nápoles.

De modo que nuestra visión de Sorrento se limita al tramo que va desde el puerto a la estación de trenes. 

Sorrento

Sorrento

Tren hacia Pompeya

El tren con dirección a Nápoles era, cuanto menos, pintoresco, pero lo cierto es que no tuvimos problemas para llegar a Pompeya y llegar hasta la entrada a las ruinas. Como siempre que podemos, ya teníamos adquiridos nuestros tickets de entrada prioritaria a Pompeya, de modo que tan sólo tuvimos que cambiar el voucher para que nos hicieran entrega del mapa y de las audioguías. A todo esto, hacía un sol descacharrante, en el sentido que parecía reírse de nosotros por la que se nos venía encima.

Tren a Pompeya

En las ruinas de Pompeya

A pesar de que quiero dejar claro que, de ninguna manera, me arrepiento de haber visitado Pompeya en pleno agosto -las fechas eran lo que había- también os digo que si tenéis elección, lo evitéis. Porque recorrer un páramo salpicado de ruinas que no dan sombra a casi 40º… no es lo más cómodo, como os podréis imaginar.

Pompeya es enorme. El mapa que os dan al entrar marca muchísimos puntos de interés, de modo que si queréis reducir vuestra visita a unas cuantas horas -nuestro caso, aunque finalmente estuvimos prácticamente 5 horas- debéis determinar qué visitar, algo que podéis anticipar con previsión. Pero podéis pasar tranquilamente el día en las ruinas y, aun así, no tener tiempo para verlo todo.

El mapa está dividido en zonas: nosotros nos limitamos a visitar las secciones VII, VIII, I y II, que son las que cuentan con buena parte de los puntos de interés más destacados.

Dos consejos:

    • Igual que os decía que en Roma hay multitud de fuentes, en Pompeya no es así (las ahí, pero tal vez no os crucéis con ellas). Aseguraos de aprovisionaros bien de agua, porque si no lo pasaréis mal. Nosotros terminamos regresando al punto inicial para comprar unas botellas de agua helada.
    • Si lleváis mucho peso encima os recomiendo que lo dejéis en alguna taquilla. No recuerdo si dentro del recinto había, pero nosotros dejamos nuestras mochilas con la muda en una consigna de la propia estación.

Ahora sí, el reportaje fotográfico de Pompeya con algunas indicaciones para que os podáis preparar cómodamente la visita:

Ruinas de Pompeya

Qué ver en Pompeya

Al entrar por la Porta Marina, el choque con las primeras ruinas de la ciudad es espectacular. Recordad que Pompeya quedó sepultada por la ceniza en el año 79, tras la explosión del monte Vesubio. Recorrer las calles de la ciudad es lo más parecido a teletransportarse en el tiempo.

Templo de Apolo

Un reloj de sol y las estatuas de Apolo y Diana. Todo un templo a las deidades.

Pompeya

Santuario de Apolo Pompeya

Foro

El escenario principal de la vida italiana en Pompeya y una de las estampas más típicas, con el monte Vesubio de fondo.

Qué ver en Pompeya

Pompeya

Pompeya

La casa del fauno

La casa más grande de Pompeya; el fauno que encontraréis en el atrio es una reproducción. El original se encuentra en el Museo Arqueológico de Nápoles.

Lupanar

El prostíbulo deja clara su función con las escenas que muestra: podemos ver las camas de piedra y las especialidades de las prostitutas en función de los grabados.

Lupanar de Pompeya

Lupanar de Pompeya

Terme Stabiane

Las termas que se encuentran mejor conservadas de la ciudad. Si os fijáis en su arquitectura os sorprenderá ver lo contemporánea que resulta en comparación con hoy en día.

Terme Stabiane

Terme Stabiane

Terme Stabiane

Terme Stabiane

Teatro Grande y teatro piccolo (Odeion)

Atención a la acústica de estos teatros; es impresionante cómo se diseñaba el lugar para que la voz en las obras de teatro se extendiera por todo el recinto.

Teatro Grande y teatro piccolo

Teatro Grande y teatro piccolo

Orto dei Fuggiaschi

Cuando se produjo la erupción volcánica del Vesubio, mucha gente trató de refugiarse. En este lugar pueden verse los moldes de algunas de la personas que murieron asfixiadas durante la catástrofe.

Orto dei Fuggiaschi

Casa del Menandro

Pasear por esta casa tan bien conservada es realmente increíble; existen varias construcciones por las que puedes pasear para hacerte una idea de cómo era la vida casera de algunos de los habitantes de Pompeya.

Piazza Anfiteatro

El lugar donde los gladiadores combatían y los espectadores disfrutaban del macabro espectáculo.

Anfiteatro de Pompeya

Anfiteatro de Pompeya

Tras quedar exhaustos de nuestro tour por Pompeya, nos recuperamos en un bar cercano a las ruinas. Después, tomamos el tren en dirección a Nápoles y nos fuimos directamente al hotel: tocaba reponernos un poco para afrontar la última jornada de nuestro viaje.

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's