‘The Office’ (US) – los mejores momentos

The Office
The Office

En 2018, tras mi periplo saldando cuentas con mi infancia a través del visionado de Dragon Ball Z (kai, no nos pasemos) y de Naruto (máster en relleno), decidí pasar a otra de esas producciones que llevaba tiempo queriendo abordar: la serie The Office en su versión norteamericana.

Lo cierto es que las expectativas eran elevadas: alabanzas a tutiplén, la presencia de Steve Carrell y unos preliminares en forma de incontables gifs en Twitter. Ahora, habiendo llegado prácticamente al final del largo -pero increíblemente corto al mismo tiempo- viaje que son sus 9 temporadas y 201 episodios, debo decir que jamás imaginé que iba a encariñarme tantísimo con sus personajes de ficción. Hacía mucho tiempo que los protagonistas de una serie no calaban tanto en mí; desde ya, The Office se ha convertido en una de las mejores series que he visto, combinando su gran sentido del humor (casi británico en las primeras temporadas) con un reparto lleno de química. 

Ha llegado el momento de decir “adiós” -o más bien “hasta luego”, pues no hay dudas acerca de un revisionado”- a Michael, Jim, Pam, Dwight y al resto de entrañables descerebrados de la oficina. Para paliar el golpe emocional que está resultando llegar al desenlace de The Office, he decidido completar un post nada original pero sí muy terapéutico donde expongo algunos de mis momentos favoritos de la serie. Tanto los que me han hecho reír como los que me han emocionado; en definitiva, aquello que me ha llegado más adentro (eso dijo ella).

Sean bienvenidos a Dunder Mifflin.

The Office

Pam se desmelena (T2 – E1)

De todas las cosas que a Michael le parecen graciosas y al resto humillantes, los premios Dundies se llevan la palma. Concebidos para premiar los aspectos “más destacables” de los miembros de la oficina, sus galas no suelen dejar títere sin cabeza. En esta ocasión, una Pam todavía emparejada con Roy se toma unas copitas de más y se lleva la alegría de un galardón inesperado. ¿El resultado? Su primer beso con Jim y una caída de silla épica.

Michael atropella a Meredith (T4 – E1)

Tanto mirar a cámara no puede ser bueno y Meredith sufre el despiste al volante de Michael cuando es atropellada por él a la entrada de la oficina. Nada más que decir, señoría.

El meme por excelencia (T5 – E8)

Los prólogos de The Office suelen dejarnos gags memorables pero sin duda alguna el célebre “no, God, please, no” es uno de los mejores momentazos de la serie entera. La reacción de Michael es fruto de conocer que su odiado Toby va a regresar a la oficina para ocupar el lugar de Holly. A todo esto, no deja de ser tristemente humano que un buenazo como Michael sea capaz de detestar al pobre Toby, aplicándole un bullying sin cuartel.

Simulacro de incendio… (T5 – E14)

Dwight es un hombre preocupado por la seguridad -aunque se le olvida al convertirse en el propietario del edificio- que siempre tiene ideas para mejorar la oficina. Viendo la falta de entusiasmo general a la hora de realizar sus simulacros de incendio, Dwight decide elevar el nivel, y cómo no, se desata el pánico. No se puede decir que Angela no tuviera buenas intenciones con el gato.

…y primeros auxilios (T5 – E14)

¿Qué puede pasar en The Office cuando realizan unas prácticas de primeros auxilios? Obviamente que todo se desmadre; dejando de lado los ritmos pegadizos para los masajes cardíacos, sin duda otro de los puntos fuertes de este capítulo es el homenaje de Dwight a El silencio de los corderos.

¡Parkour, parkour! (T6 – E1)

La sexta temporada empieza de forma muy potente: de todas las locuras que se les han ocurrido a los miembros de la oficina, una de las más graciosas es cuando Michael, Dwight y Andy deciden practicar parkour mientras lo graban con una videocámara. Lo mejor de todo es la performance final de Andy.

Dwight es Recyclops (T6 – E11)

Uno de los mejores disfraces de Dwight es su robot ecológico de instintos asesinos, cuya versión final es el resultado de una evolución la mar de peculiar a través de los años.  

Dwight es Pam (y Meredith, y Kevin, y Stanley) – (T7 – E11)

La cota de bromas entre Dwight y Jim alcanza uno de sus puntos álgidos durante las Navidades de la séptima temporada, cuando Dwight se se disfraza de Pam para conseguir sorprender a Jim en la batalla de bolas de nieve. En realidad, cada uno de los disfraces de Dwight podría considerarse un momentazo de la serie.

La película de Michael (T7 – E17)

El amor de Michael por realizar vídeos caseros y sus ínfulas como cineasta dan sus frutos en la demencial Threat level midnight, la película protagonizada por todo el personal de la oficina. Llena de momentos hilarantes, el filme es un highlight en sí mismo.

Michael le pide matrimonio a Holly (T7 – E19)

Uno de los momentos más bonitos de la serie es cuando Michael le pide matrimonio a Holly, culminando así las idas y venidas de su larga historia de amor. El pasillo formado por todos los integrantes de la oficina, la sala llena de velas y la pedida pasada por agua conforman una de las escenas más románticas y maravillosas de The Office. Por cierto, me resultó cuanto menos peculiar ver de nuevo a Steve Carell y Amy Ryan retomar una relación frente a las cámaras en la película Beautiful Boy -nada cómica, por otro lado-.

Jim se despide de Michael (T7 – E22)

The Office también tiene momentos muy emotivos; probablemente, uno de los más conmovedores es el que supone la despedida de Michael Scott, que decide irse a vivir con su novia Holly. Ver a Jim y a Michael conteniendo las lágrimas hace que te des cuenta de hasta qué punto los personajes de esta serie se han convertido en algo inolvidable.

Deangelo queda en coma (T7 – E23)

Nadie puede sustituir a Michael Scott, pero en ningún caso se puede decir que la dirección tomada en las dos últimas temporadas de The Office peque de no arriesgar. De entre la serie de personajes célebres recurrentes que hicieron acto de presencia en los siguientes capítulos (Jack Spader, Catherine Tate o incluso el fugaz cameo de Jim Carrey), no puedo dejar de recordar el breve recorrido de Deangelo (Will Ferrell), un jefe algo neurótico que decide probar al resto de la oficina sus aptitudes jugando a basket, con trágicas y desternillantes consecuencias.

El Jim asiático (T9 – E3)

Las bromas de Jim a Dwight son épicas, se mire por donde se mire, y muchas de ellas han servido para abrir diferentes episodios. Aunque es difícil quedarse con una de ellas, sin duda una de las que más me hizo reír pertenece a la última temporada, cuando un amigo de Jim y Pam se hace pasar por el primero ante el desconcierto de Dwight.

Bonus track – eso dijo ella

Si hay una coletilla que se nos engancha a todos los que vemos The Office es el famoso “eso dijo ella”, usado a la mínima por Michael Scott. He aquí un buen recopilatorio:

The Office serie completa se puede visualizar actualmente en Amazon Prime Video.

 

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's