‘Las escalofriantes aventuras de Sabrina’ – la magia oscura

Chilling Adventures of Sabrina

Siempre que se anuncia un remake, un reboot o una readaptación de algún material, los océanos se abren para dividir a la audiencia. Por una parte están los que se muestran escépticos ante una nueva versión -todo ello en diferentes grados, que pasan de la indiferencia al pre-haterismo más duro- y luego tenemos a los que muestran cierto entusiasmo. Pero teniendo en cuenta que lo que nos han ofrecido en la primera temporada de Las escalofriantes aventuras de Sabrina es totalmente diferente a lo que vimos con las aventuras de Sabrina, la bruja adolescente, cabe hacer un análisis totalmente desvinculado.

Estas son mis razones por las que merece la pena adentrarse en el tenebroso universo que Netflix nos ha servido Las escalofriantes aventuras de Sabrina.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina

Bienvenidos a Greendale

En Las escalofriantes aventuras de Sabrina conocemos a Sabrina Spellman (Kiernan Shipka), una joven que, a punto de cumplir 16 años, debe dar el paso de convertirse en una servidora del Señor Oscuro -Satán, para los amigos-. Sin embargo, Sabrina no está dispuesta a renunciar ni a su novio ni a sus amigos mortales, algo que quizás sea posible teniendo en cuenta que ella misma es medio bruja y medio humana.

Si bien los primeros pasos de esta nueva ficción son un tanto renqueantes -el piloto no termina de decidirse con el tono- lo cierto es que aporta suficientes elementos como para animar a visionar los diez capítulos que forman esta primera temporada. Nos encontramos ante una serie que contiene un lenguaje propio -o más bien, propio del mundo de las brujas y los aquelarres- y con muchos aspectos atractivos, tanto en la puesta en escena como a nivel de reparto y tramas.

Poco que ver con Riverdale

Si bien existe una conexión con la serie Riverdale -Sabrina procede de los cómics de Archie– y es posible que en el futuro se realice un crossover, lo cierto es que Las escalofriantes aventuras de Sabrina no se parece demasiado -afortunadamente- a la serie de Jughead, Betty y compañía. Ambas comparten un universo protagonizado por adolescentes y cierta sordidez en las tramas y eventos. Sin embargo, mientras que la primera decide apostarlo todo a un tono claramente adolescente, la serie de Sabrina Spellman opta por un tono mucho más oscuro y, en cierta medida, maduro, que le sienta de lujo.

Hay abismos entre Las escalofriantes aventuras de Sabrina y Buffy, cazavampiros, y aun así encuentro más similitudes con ésta última que con Riverdale. La atmósfera acompaña: no sean han cortado a la hora de abordar las tramas con componentes gore y situaciones macabras, en las que no falta el humor negro. Aquí, Salem ya no es gato parlanchín listo para lanzar el chascarrillo de turno; el humor se encuentra de forma más sutil, y casi siempre acompañado de todo lo que sugiere el universo que, aun en sus primeros pasos, resulta deliciosamente tenebroso.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina

Los allegados a Sabrina

Sabrina Spellman, como no podría ser de otra manera, no está sola. Si bien algunas partes del reparto flaquean en este primer arco de la trama -principalmente el Harvey Kinkle (Ross Lynch) de los primeros capítulos, así como el personaje de Roz- se nos presenta un conjunto de personajes atractivos y variados.

Y si también es cierto que los personajes del lado oscuro ofrecen un atractivo mayor, al menos al inicio, resulta cierto que la dualidad de todos ellos ofrece perspectivas interesantes para todos ellos, un soporte nada despreciable para las peripecias de Sabrina.

El espíritu reinvidicativo

En los tiempos que corren es inevitable que las producciones sufran de cierta “obviedad” de tinte oportunista a la hora de sacar a la palestra las inquietudes de la sociedad actual. Sin embargo, negar que resulta maravilloso que una serie muestre personajes abiertamente homosexuales como Ambrose (Chance Perdomo) -y sin darle más vueltas al asunto, como debe ser- o con cierta ambigüedad como Suzie, es de agradecer.

Algo más controvertido es el club MAGIA, al que se le va dando menos importancia a medida que las tramas oscuras en torno a Sabrina se vuelven más complejas, pero ahí está: la defensa y protección de las mujeres, la necesidad de apoyarse entre ellas y presentar un frente unido frente a las injusticias. Algo que, como vemos en el personaje de la profesora Wardwell (Michelle Gomez), también existe en un contexto tan supuestamente libre como es el propio Lado Oscuro.

Las escalofriantes aventuras de Sabrina

Sabrina Spellman

¿Una adolescente que lo parece y además actúa como tal? Kiernan Shipka es, en mi opinión, una Sabrina perfecta. Con sus fortalezas y demonios interiores, Sabrina Spellman se nos presenta como una joven que sabe lo que quiere y lo defiende con uñas y dientes, a pesar de que se equivoque y cometa errores.

Habrá que ver la evolución del personaje en la segunda temporada de Las escalofriantes aventuras de Sabrina, pero con lo visto hasta el momento mi opinión es que el personaje ha sido muy bien construido en su dualidad y en su propia dimensión como adolescente.

…y sus tías

Zelda y Hilda son, sin duda alguna, uno de los puntos fuertes de Las escalofriantes aventuras de Sabrina. Ambas son diametralmente opuestas en sus formas de hacer y sus actitudes: Zelda es fría y severa -magníficamente interpretada por Miranda Otto- y Hilda (Lucy Davis) es maternal y apocada. Ambas son el reverso de una misma moneda, la madre que ambas quieren ser para Sabrina, sin tener la fórmula mágica de cómo actuar para encarrilar a su rebelde media bruja.

Y aunque ambas parecen tener roles muy bien definidos, queda espacio para la mostrar más capas de las que un principio parecían existir. Lo que nos lleva al siguiente punto.

Evolución de los personajes

En diez capítulos da tiempo a que los personajes evolucionen, lo que es algo muy positivo y enriquece las tramas. Tanto Sabrina como sus tías son personajes dimensionados, con flaquezas y fortalezas que los vuelven, en cierta medida, contradictorios y sujetos a evolución.

Y si bien este fondo no es tan marcado en los personajes de Harvey, Suzie y Roz, existe en cierta medida; también lo podemos ver en la altiva Prudence (Tati Gabrielle), uno de los personajes más interesantes de la serie, que rápidamente se desvincula del triplete formado por ella, Dorcas y Agatha para ser algo más complejo.

Potencial de Las escalofriantes aventuras de Sabrina

El desenlace de la primera temporada de Las escalofriantes aventuras de Sabrina nos presenta un giro de los acontecimientos que, sin duda alguna, será ampliamente explotado en nuevas entregas. Como temporada introductoria funciona: nos encariñamos de muchos de sus personajes y esperamos a que sus tramas abiertas tengan continuidad… y se vuelvan aún más oscuras.

Porque en una serie donde el señor Satanás en mentado constantemente, como mínimo esperamos que las fronteras entre el bien y el mal sean algo más difusas. Como la vida real, aunque con algo más de magia de por medio.

Ficha de Las escalofriantes aventuras de Sabrina Filmaffinity

Trailer de Las escalofriantes aventuras de Sabrina

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's