Cuando piensas en Black Mirror la palabra “diversión” no es precisamente una de las primeras que se te vienen a la cabeza. Y sin embargo ésa es precisamente la sensación que sentí viendo el capítulo dirigido por Charlie Brooker y Toby Haynes, USS Callister. Aunque eso no quita que, como buen integrante de Black Mirror, también contenga su lado oscuro del espejo.

Entrando en la USS Callister

Robert Daly es un talentoso programador. Entre sus hazañas se encuentran haber creado el juego Infinity, una plataforma que simula aventuras espaciales y en el que cada usuario puede conectarse y vivir un rol dentro del juego. Daly tiene su particular partida en la que es un triunfador: explora mundos con su tripulación mientras es querido y admirado. Pero su vida real es bastante diferente: en su propia empresa es tratado como un paria, su socio le roba toda la autoridad y logros e incluso la chica nueva, Nanette, le ve como un bicho raro debido a los comentarios de sus compañeros.

USS Callister parte del indudable homenaje a la serie Star Trek, creando momentos en la realidad virtual Infinity realmente hilarantes y llenos de nostalgia. Todos los que hemos disfrutado la ciencia ficción de Star Trek recordamos con cariño su fantasía -y su cierto toque pueril en ocasiones-, algo que se recrea en algunas de las situaciones del capítulo. USS Callister se vuelve tremendamente entretenido en el momento en que Nanette pasa a formar parte de la tripulación y la trama desvela sus cartas.

Realidades en las que refugiarse

Sin embargo, no es éste el punto en el que me quiero centrar, sino en la parte más turbia que sucede a expuertas del viaje galáctico. Daily es un tirano que juega a ser dios en su realidad virtual y que no duda en tratar con crueldad a todos aquellos que intentan quebrar la ilusión allí recreada. Como espectadores, nos compadecemos de Nanette y del resto de la tripulación, presos en esa realidad y obligados a vivir en una comedia sólo para no despertar la ira de su captor. Y sin embargo, la pregunta es la siguiente: si lleváramos la existencia de Robert Daily en la vida real ¿optaríamos por refugiarnos en una realidad creada a medida como la del Infinity?

Alguien para quién su día a día consiste en verse constantemente anulado y menospreciado convierte el juego virtual su vía de escape. Allí es poderoso y tiene control sobre aquellos que le desprecian a diario y que hablan a sus espaldas. USS Callister hace que veamos a Daily como el villano y que disfrutemos de su derrota final, pero en realidad su personaje es víctima del bullying y de una sociedad poco generosa con el prójimo. Creo que el verdadero terror de este episodio de Black Mirror es la imagen de Daily, vencido tanto en la vida real como en el juego, con los ojos vacíos, mientras nosotros coreamos la victoria y el inicio de una nueva tripulación en la USS Callister.

USS Callister está disponible en Netflix.

Trailer USS Callister

Publicado por Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Dejar un comentario

Deja un comentario Cancelar respuesta

Salir de la versión móvil