Los siete magníficos – mucho ruido y pocas nueces

Los siete magníficos
La pequeña villa de Rose Creek ha caído bajo el yugo de Bogue, quien pretende hacerse con las tierras al tiempo que expulsa a sus habitantes. Una granjera del pueblo sale en busca de ayuda y se topará con Sam Chisolm (Denzel Washington), quien se apiadará de la suerte de la villa y buscará ayuda en otros seis compañeros para preparar la defensa.
Al echar un vistazo a las críticas de la web FilmAffinity leí una que concordaba especialmente con lo que sentí al ver la película:
«No hay nada particularmente negativo en la propuesta, pero tampoco algo que haga que merezca la pena pasar por taquilla por una historia que nos han contado antes con más gracia, intención y talento.»
(Daniel Martínez Mantilla, Fotogramas)
No he tenido (aún) el placer de visionar la obra original de Akira Kurosawa, de modo que puedo opinar sin comparar ambas obras. Lo que sí he visto son las películas de Sergio Leone; puede que mis miras en el género del western sean algo limitadas, pero en mi mente permanecen esas imágenes icónicas de cuidados encuadres, interpretaciones de antihéroes impasibles y esos atardeceres con la llanura como lienzo para que un vaquero cabalgue tras haber sobrevivido un día más.
Los siete magníficos de Antoine Fuqua, si bien resulta un entretenimiento ligero, no aporta nada más allá. No hay interpretaciones memorables, ni planos de gran belleza, ni una historia que recordar. Es un film bastante insulso, que desperdicia la ocasión de conformar una gran buddy movie entre tanto «magnífico» suelto, donde se perfilan las personalidades de cada uno de sus miembros de forma más o menos lograda, pero donde olvidan crear un vínculo entre ellos.
Es cierto que el conjunto de personajes y situaciones funcionan, sin más; resaltaría positivamente su prólogo, que cumple con las premisas del género y que promete épica y drama (aunque luego, finalmente, no llegan). También, destacaría la pareja encarnada por Billy (Byung-hun Lee) y Goodnight (Ethan Hawke), donde sí vemos un lazo de amistad que realza el espíritu de la película.
Sin embargo, la sensación general es la de un film carente de ambición, hecho por y para salir del paso ante la idea de rehacer un clásico. Uno de los aspectos que me contrarió especialmente fue la dejadez en la fotografía, poco cuidada a mi parecer, con escenas como la de la taberna donde eché en falta un mejor tratamiento de la iluminación.
Supongo que, al fin y al cabo, me empecino en buscar la iconografía de un género donde aspectos como la composición de los planos resultan vitales, cuando en Los siete magníficos asistimos más bien a una mera película de acción cuya ambientación coincide con la del western. Nada más.
Para ver si…
– Quieres algo de acción con aroma a western.
– Eres un incondicional de Denzel Washington.
La escena
El primer tiroteo en Rose Creek con los siete.

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's