¿Te vas de viaje? Usa la Tarjeta Sanitaria Europea

Jardines de Luxemburgo

Los que me conocen saben que me encanta planificar mis viajes al milímetro, algo que ya me supone empezar a vivir la experiencia de forma anticipada. Y aunque resulta muy bonito escoger las rutas y las excursiones que realizaremos durante nuestra estancia, existen otros aspectos de vital importancia que debemos planificar previamente. Uno de los más importantes sería solicitar la tarjeta sanitaria europea.

A pesar de mis ganas por viajar a lugares lejanos y exóticos, la realidad es que, cada vez que tengo que planificar una escapada veraniega o de Semana Santa, regreso al mapa de Europa para escoger mi siguiente destino. Y es que la proximidad, los precios y la diversidad de ciudades al alcance de unas pocas horas de vuelo hace de Europa un destino irresistible al que regresar una y otra vez.

Viajando por Europa

¿Qué beneficios me aporta la tarjeta sanitaria europea?

Cuando viajamos queremos que todo salga a pedir de boca, pero siempre pueden surgir circunstancias no previstas o accidentes. La tarjeta sanitaria europea es una garantía de salud, ya que nos permite ser atendidos por los servicios sanitarios de los países que forman parte de la Unión Europea, así como Suiza y Luxemburgo, y lo haremos en igualdad de condiciones que si fuéramos habitantes del lugar.

Este documento es expedido por el gobierno de España y nos acredita como usuarios activos del sistema sanitario europeo. En caso de emergencia durante nuestro viaje, tan sólo tendremos que personarnos en un centro sanitario presentando la tarjeta y nuestro DNI; así podrán crearnos una ficha y atendernos.

La cobertura de la tarjeta sanitaria europea incluye las atenciones sanitarias que podamos precisar para continuar de forma normal nuestra estancia en su país. Esto significa que no se nos podrá atender por enfermedades crónicas o por tratamientos carentes de urgencia que no requieran una intervención inmediata (por ejemplo, un tratamiento dental).

Para disfrutar de la cobertura de la tarjeta sanitaria europea no existe un límite de edad; eso sí, si se quieren contemplar otro tipo de situaciones como la necesidad de una repatriación, para ello será necesario contratar un seguro privado especial.

Requisitos para solicitar la tarjeta sanitaria europea

Para solicitar la tarjeta sanitaria europea hay que estar en posesión de la ciudadanía o ser residente legal de alguno de los países miembro de la UE.  Además, necesitas ser un trabajador o trabajadora activos y cotizar en el régimen de la Seguridad Social. Sin embargo, lo cierto es que existen toda una serie de situaciones que se aceptan para solicitar el documento, como por ejemplo aquellas personas que son trabajadoras a tiempo parcial o que están cobrando el desempleo.

¿Cómo puedo solicitar la TSE?

Disponemos de varias opciones, siendo el online el método más rápido y sencillo. Entrando en la web de la tarjeta Sanitaria Europea podemos hacer uso de la plataforma del INSS para realizar la solicitud. Sin embargo, también tenemos la posibilidad de solicitarla a través de la vía telefónica o personándonos en uno de los Centros de Atención e Información al Ciudadano disponibles.

Así que ya lo sabéis, “nunca pasa nada…hasta que pasa”; la próxima vez que viajéis no os olvidéis de llevaros la tarjeta sanitaria europea. Para más información, podéis entrar en la web https://tarjetasanitariaeuropea.es.

¡Feliz (y seguro) viaje!

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's