Para qué vamos a negarlo; el regreso de una de las series estrella de Netflix, Stranger Things, era uno de los más esperados del año 2017. Con el estreno de su primera temporada no sólo arrasó, sino que volvió a poner de moda esa estética ochentera homenajeadora que tantas alegrías ha dado en el cine (aunque también algún que otro desastre). Los hermanos Duffer quisieron dirigir la adaptación al cine de IT y no les dejaron porque no eran lo suficientemente conocidos, de modo que se cobraron su pasión por el cine de los 80 con esta serie de fenómenos extraños e indudable carisma.

Personalmente, me daba un poco de miedo qué esperar de la nueva temporada de Stranger Things; la primera, sin ser una obra maestra, era tremendamente adictiva y jugaba muy bien sus cartas con toda una serie de elementos sumamente efectivos: los fenómenos de otro mundo, el grupo de amigos, el ecosistema típico (y tópico) de este tipo de escenarios ubicados en pequeños pueblos estadounidenses y las continuas referencias a los 8o, tanto a su cultura como a los fenómenos cinematográficos que marcaron una época y que, en gran medida, nos siguen marcando hoy en día.

Saber cómo iban a mantener el interés de los espectadores a lo largo de una nueva temporada formaba parte de la expectación de Stranger Things 2; hasta el momento he leído y escuchado críticas variadas, algunas basadas en que esta nueva tanda de capítulos ha supuesto una decepción y otras, por el contrario, defendiendo que el regreso a Hawkins ha sido incluso más satisfactorio que su etapa predecesora. Aquí va mi opinión.

Cartel Stranger Things 2

Stranger Things 2: más grande ¿y mejor?

Stranger Things 2 ha sido, para mí, un entretenimiento igual de bueno que en la primera temporada. Es una de las pocas series con la que practico el consabido «atracón» (en parte por las ganas de saber qué sucede a continuación, en parte porque pasar tanto tiempo como yo en Twitter y esperar que no aparezcan spoilers de toda clase es algo bastante ingenuo). He recopilado tanto una serie de puntos positivos como negativos que resumiré a continuación:

Aspectos positivos:

  • Es igual de entretenida/adictiva que la primera.
  • Las relaciones entre los personajes evolucionan; ya los conocemos y, a medida que se vayan haciendo más mayores, vamos viendo una mayor complejidad. Me gustaría que no se basaran tanto en el aspecto «romántico» y desarrollaran otros aspectos, pero no deja de ser interesante. Hay que destacar la relación entre Eleven y Hopper, conmovedora y creíble.
  • Sale Sean Astin, señor de los Goonies y Samsagaz de la Comarca. No digo más.
  • Los homenajes a otras cintas hacen que ver la serie casi sea un Easter Egg gigante. La BSO, por cierto, es una delicia para los fans de la música de los años en que está ambientada la serie.
  • El trabajo actoral, sobre todo de los pequeños, no tiene pega. Destacan sobre todo una Eleven (Millie Bobby-Brown) que sigue comiéndose la pantalla y un Will «poseído» muy convincente.
  • La presencia maligna aún sin explotar nos hace pensar que la tercera temporada puede ser algo realmente grande donde Stranger Things ponga toda la carne en el asador de una vez por todas.
  • Los nuevos personajes (Max, su hermano, el novio de Joyce) encajan bien en la nueva temporada.
Conociendo a Dart

Aspectos negativos:

  • Parecen haberse acomodado demasiado a su cast y no haberse esmerado demasiado en la trama de esta temporada. El conflicto de Will y el pequeño viaje de descubrimiento de Eleven son los puntos a través de los cuales gravita casi todo, y creo que se quedan algo cortos para 9 episodios de casi una hora cada uno.
  • Los nuevos personajes, aunque encajen bien, parecen estar algo desaprovechados y situados muy a remolque de los demás. No hay nuevos protagonistas, sólo secundarios que den enjundia a los primeros.
  • La evolución de Steve, aunque positiva, es demasiado radical y poco sostenida por la trama.
  • El personaje de Mike, protagonista en la primera temporada, aquí parece un secundario.
  • La presentación de Kali y su banda, a pesar que puedo entender que sirven como introducción y que seguramente se les explotará algo más en el futuro, parece malgastar un poco los recursos.
  • La primera temporada me pareció algo más atrevida y arriesgada a efectos de terror. No se me ablanden, señores; Stephen King no lo haría.
Will, sobreponiéndose a Upside Down

En definitiva, Stranger Things 2 me ha gustado y la he disfrutado mucho, pero me es fácil encontrar «peros» en un análisis post hype. Creo que se están reservando ases en la manga y puede que incluso estén esperando a que los chavales crezcan un poco más para explotar ciertos aspectos, pero el salto deberían hacerlo ya; si la tercera temporada sigue una estela algo descafeinada, algo tan sumamente cool puede quedar condenado al cajón del videoclub.

Ficha Stranger Things 2 Filmaffinity

Trailer Stranger Things 2

Publicado por Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Dejar un comentario

Deja un comentario Cancelar respuesta

Salir de la versión móvil