Anne with an e – a esta huérfana no la conozco

Anne with an e
Anne with an e

| Ana (Anne with an e, Canadá). Dirigida por Niki Caro, David Evans y Amanda Tapping. Interpretada por Amybeth McNulty, Aymeric Jett Montaz, Helen Johns, Christian Martyn… |

ATENCIÓN: está crítica incluye spoilers de la serie y del material en el cual está inspirado.

Cuando existe una nueva adaptación de un material conocido y adorado por mucha gente, existen riesgos adicionales. No sólo aquellos que atañen directamente a los creadores, sino también de cara a la audiencia crítica (casi siempre lo es), que se ve en una situación en la que el objetivismo se puede ver puesto en entredicho por una idea preconcebida.

En el caso de Anne with an e, los frentes abiertos eran considerables: el primero, tomar como material de origen la saga de libros de L.M. Montgomery, puede que no conocida por todos, pero desde luego muy apreciada por buena parte del público; y, en segundo lugar, hacer su aparición tras varias adaptaciones (tanto en live action como de animación) que fueron en gran medida fieles a las novelas, tanto en espíritu como sirviéndose de las tramas originales para recrearlas en la pantalla.

Ana de las Tejas Verdes se mantiene de forma muy vívida en mi cabeza, producto de todas las fuentes que he mencionado, e inalterable con el paso de los años. Y lo siento si mi sentido objetivo falla en estos instantes, pero no me importa: Anne with an e no es, ni de lejos, una buena adaptación de la Ana de Montgomery.

Alejándose de Ana de las Tejas Verdes

El principal motivo que voy a esgrimir no es que traten libremente algunos de los sucesos del libro, moldeándolos para que exploren en mayor profundidad las tramas; el problema es que desvirtúan por completo la esencia de historia original. La nueva serie de Netflix funciona como un completo drama, sin apenas resquicios a otras emociones que no sean la compasión o la tristeza, y que olvida lo más importante de todo: que Ana era, ante todo, una niña feliz.

En Anne with an e han revestido absolutamente cada una de las tramas de manera que suponga una experiencia casi traumática para la huérfana. El origen de Ana había sido duro, sí, aunque por lo que recuerdo jamás se hizo tanto hincapié en las condiciones en las que vivía con su antigua familia. En este show hacen que el transcurso de los hechos en Avonlea, lejos de mejorar su situación, parezcan una continuación de sus desventuras. En los libros, Josie Pye era una creída que tenía cruzada a Ana, pero ésta jamás fue abandonada por sus compañeras de la manera en que lo vivimos en la serie, donde prácticamente todas las niñas (y algunos niños) hacen frente común para meterse con ella.

Se pierde la inocencia de la narración en pos de una crueldad que rompe el hechizo de Avonlea, tan bien retratado en los libros y en sus otras adaptaciones. Diana era un personaje encantador y realmente afectuoso con Ana, y aquí resulta un personaje casi antipático, a la zaga de las demás niñas; el único cambio positivo que han introducido es una mayor complejidad en el personaje de Gilbert, aunque resta parte del encanto propio de la historia de amor y orgullo de los libros, no resuelta hasta el final del primer tomo.

Descubriendo a Anne

Ana siempre ha sido resolutiva, parlanchina y teatrera, y quizás su retrato sea uno de los aspectos aplicados de forma más certera en la adaptación, si bien jamás fue una niña tan desgraciada ni prácticamente desequilibrada (hablando con Katie como si fuera real) como la pintan aquí. El retrato de los Cuthbert es bastante similar al literario, si bien la avalancha de dramatismo hace que Marilla se ablande mucho más pronto de lo que debiera, rompiendo en gran parte la evolución natural. No haré comentarios del drama adicional en la historia de Matthew con intento de suicidio incluido; no era necesario, como tantas otras cosas.

Me produce pesar que esta adaptación haya visto necesario recurrir de una forma tan extrema a los continuos desazones de la vida en Tejas Verdes cuando los libros eran la felicidad de una infancia con algunas travesuras y desventuras. Precisamente, el golpe con la realidad que suponía la muerte de Matthew servía para crear esa ruptura necesaria en el mundo de Ana, la salida a un mundo real algo más cruel donde el sacrificio y la pérdida existían, a pesar de haber sido olvidados durante tantos años. En Anne with an e el efecto es nulo; una tragedia más que no supone golpe alguno para los corazones de los espectadores más avezados, ya cansados de tanto drama en un relato que, en espíritu, era todo luz, y aquí queda en la penumbra.

Ficha de Anne with an e Filmaffinity

Trailer de Anne with an e

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's