You – no es amor, es obsesión

Hace ya algunos años, Gossip Girl coronó el podio de los guilty pleasures ofreciendo una serie repleta de niños pijos y elegancia viperina. Lo cierto es que mi deslumbrado enganche a las aventuras de Serena y compañía me duró dos temporadas, lo justo para anticipar el carente interés del baile de intrigas e intereses románticos …

Salir de la versión móvil