‘Las estrellas de cine no mueren en Liverpool’ – cuando se cierra el telón

Las estrellas de cine no mueren en Liverpool

Suena Song for Guy de Elton John y observamos a una mujer colocando meticulosamente todo su maquillaje encima de un tocador. Así da comienzo Las estrellas de cine no mueren en Liverpool, con una escena que nos introduce directamente en el aura de una época ya pasada. El ritual de colocar todos esos objetos clama nostalgia, y la canción evocativa no hace más que remarcar que estamos a punto de abordar los recuerdos de toda una vida.

El brillo de las estrellas

Las estrellas de cine no mueren en Liverpool funciona a modo de biopic selectivo. Si en el momento previo a nuestra muerte alguien nos pidiera que rememoráramos la mejor época de nuestra vida, probablemente nos decantaríamos por las vivencias que tuvieran un mayor calado personal. En el caso de la Gloria Grahame y del Peter Turner de este film, ambos optan por revivir algunos fragmentos de los años que compartieron. Cuando se conocieron, los días que se amaron intensamente y, por supuesto, los días teñidos por la amargura de la distancia.

Las estrellas de cine no mueren en Liverpool

Sin duda, el mayor exponente a la hora de disfrutar esta película de Paul McGuigan es la tremenda química existente entre Jamie Bell y Annette Bening. Peter y Gloria son dos amantes cuya diferencia de edad no supone un problema a la hora de vivir una apasionada relación. Él, un actor en ciernes luchando por encontrar su lugar en el mundo; ella una antigua gloria del cine dorado de Hollywood con su glamour y picardía aún intactos.

La cinta combina el uso de luminosos flashbacks con un presente sombrío, creando un contraste acusado y permitiéndonos echar un vistazo a su relación. Pasado y presente colisionan, centrándose en momentos de sentimentalismo intenso pero sin llegar a sobrepasar la línea del exceso de azúcar. Todo un acierto, ya que en ningún momento se desvirtúa la honestidad con la que parece estar narrada esta historia de amor.

Las estrellas de cine no mueren en Liverpool… ni en ningún otro lugar

Particularmente, Las estrellas de cine no mueren en Liverpool me ha servido para redescubrir la figura de Gloria Grahame, una actriz cuya vida resonó dentro y fuera del escenario. Defensora a ultranza de la máxima “el espectáculo debe continuar”, lo llevó hasta casi su último aliento. Resulta especialmente destacable el aura que Bening consigue insuflar a su personaje, mezclando la sensualidad teatral algo pueril junto con estallidos de genio propiciados por el dolor físico y mental.

En el detalle, los flashbacks han sido rodados siguiendo un estilo clásico y rebosante de luz, mientras que el presente -real y desprendido de la fantasía de la fábrica de los sueños- rezuma sobriedad. La mezcla de ambos tiempos sirve estupendamente para diluir las fronteras emocionales de los personajes, sirviendo la clase de reencuentro que, sin llegar a ser memorable, es lo suficientemente dulce para llegar a conmovernos.


Película vista en el BCN Film Fest.

Film stars don’t die in Liverpool, 2017 – 106 min. \ Sony Pictures Classics

Dirigida por Paul McGuigan. Guión de Matt Greenhalgh (basado en las memorias de Peter Turner). Protagonizada por Annette Bening, Jamie Bell, Julie Walters, Vanessa Redgrave, Stephen Graham, Leanne Best, Kenneth Cranham, Frances Barber, Tom Brittney, Ben Cura, Bentley Kalu, Adam Lazarus, Tim Ahern, Rick Bacon, Nicola-Jayne Wells.

Ficha Las estrellas de cine no mueren en Liverpool en Filmaffinity

Trailer Las estrellas de cine no mueren en Liverpool

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's