‘Midway’ – los héroes del cielo

Midway
Dick Best (Ed Skrein) and Ann Best (Mandy Moore) in MIDWAY.

Fui a ver Midway con una idea clara de lo que iba a encontrar. Y no es porque sea adivina o me crea muy lista, sino porque resulta tremendamente fácil imaginar la clase de filme que Roland Emmerich podía perpetrar echando el guante a la Segunda Guerra Mundial. Con el punto de mira en la fábrica de patriotas estadounidenses que desencadenó el asalto a Pearl Harbor, Emmerich se recrea en la escenificación del conflicto en Midway, una obra que rebosa pirotecnia visual pero también mediocridad en el guión. 

1942. Los Estados Unidos de América acaban de sufrir el ataque a Pearl Harbor por parte de la Armada Japonesa Imperial. Con la moral por los suelos y la amenaza de nuevos movimientos estratégicos por parte de los nipones, un grupo de hombres afrontará la difícil misión de cambiar el curso de los acontecimientos. 

Los héroes de Midway

Si hay algo que queda claro -y que el propio Roland Emmerich ha expresado en sus declaraciones- es la intencionalidad latente en Midway de honrar los actos y decisiones de los personajes clave involucrados. El elenco de la película, con una buena cantidad de nombres potentes y reconocibles, proporciona un retrato coral que cubre distintos frentes argumentales, desembocando en el choque de la flota japonesa y las fuerzas aéreas estadounidenses en las aguas del Pacífico. 

Por un lado tenemos al piloto Dick Best (Ed Skrein) cuyo nombre -aunque resulte increíble- está extraído de un personaje real. Arrogante y bravucón, su carácter se verá puesto a prueba a medida que la batalla se va recrudeciendo y los recursos son cada vez más escasos. Otros de personajes basados en seres reales que le acompañan son Clarence Dickinson (Luke Kleintank) y Bruno Gaido (Nick Jonas). 

También tenemos al almirante Nimitz (Woody Harrelson), a quien se le ha designado la difícil misión de tomar el mando de las desmoralizadas tropas. Trabajará codo a codo con Edwin Layton (Patrick Wilson), oficial de Inteligencia Naval obsesionado con evitar una nuevo ataque imprevisto por parte de los japoneses. Otros de los nombres clave de la cinta son el Almirante Isoroku Yamamoto (Etsuchi Toyokawa), Jimmy Doolittle (Aaron Eckhart), William “Bull” Halsey (Dennis Quaid) -quién condensa algunas de las líneas de diálogo más risibles- y Ann Best (Mandy Moore), personaje que tiene una relevancia escasa pero que aporta el toque femenino entre tanta testosterona 100% USA. 

Los últimos patriotas

Si hay que llama la atención en Midway -y que no decanta positivamente la balanza- son los niveles de patriotismo de cartón-piedra difícilmente digeribles. Y es que, si bien a nivel de producción y guión se han esmerado en plasmar los diferentes eventos históricos de manera cronológica, el barniz de falsedad que impregna la mayor parte de los diálogos destruye la credibilidad mejor que un obús. 

Midway
Dick Best (Ed Skrein) and Ann Best (Mandy Moore) en MIDWAY.

Los diálogos que escuchamos en Midway resultan de manual, hasta el punto de llegar a resultar casi paródicos -algo que se acentúa cuando Dennis Quaid aparece en pantalla-. La película nos deja algunas joyas risibles del calibre:

“-Están cayendo muchos pilotos.

-Voy a empolvarme la nariz”. 

Por supuesto, los exabruptos repletos de “¡jodidos japoneses!” salpican diversas líneas de diálogo. Eran esperables e incluso deseables. Las risas involuntarias en momentos especialmente solemnes sólo son una consecuencia lógica por acumulación, pero por suerte Midway tiene un apartado visual donde redimirse y obtener parte de gloria

La batalla en el aire 

Otra cosa no, pero lo cierto es que Roland Emmerich siempre ha sabido brindar espectáculo. Muchos de vosotros -sobre todo los que procedáis de una infancia noventera- todavía recordaréis el impacto de las escenas de Independence Day. La cinta que nos hizo recordar que la amenaza “está ahí fuera” conjugaba a la perfección efectos especiales y el carisma de los personajes de Will Smith y Jeff Goldblum, dejándonos imágenes inolvidables.

Viendo Midway os sentiréis como si estuvierais dentro de la cabina de un piloto en pleno combate aéreo. Las escenas de aviación son, sencillamente, apabullantes, y sin duda alguna, el aspecto más disfrutable de la cinta. Sólo por disfrutar de las escenas de combate merece la pena el visionado, pero claro, eso ya queda a merced de los gustos personales de cada espectador. Lo cierto es que yo me lo pasé muy bien sintiendo las batallas de un modo visceral, hasta el punto de dar poca o nula importancia al guión poco inspirado. 

Midway es un rotundo sí como espectáculo bélico en el aire, pero hay mucho que obviar -guión, montaje paupérrimo y con poca economía de planos cuando la acción se sitúa en tierra- para salir totalmente satisfecho. Aún así, la cinta entretiene y se disfruta, incluso teniendo en cuenta el elevado porcentaje de clichés que incluye.

Ficha Midway Filmaffinity

Trailer Midway

Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Deja un comentario

SHEIN Many GEO's