Para mí, IT: Capítulo 2 era una de las películas más esperadas de 2019. Tras una fantástica primera parte en la que Andy Muschietti supo aunar el mejor espíritu ochentero con el indudable mal rollo del payaso Pennywise, este film se nos presenta como una secuela alargada y reiterativa de lo que ya habíamos visto. 

Han pasado 27 años desde que el Club de los Perdedores se enfrentó a Pennywise (Bill Skarsgärd) en Derry. Ahora, todos han crecido; son adultos cuyos recuerdos de aquellos días prácticamente se han borrado. Hasta que todos reciben la llamada de Mike, el único que se quedó en Derry atento al posible regreso del terrorífico payaso. 

Capítulo 2: regreso a Derry 

La novela de Stephen King en la que se basa IT: Capítulo 2 es una extensa historia de más de 1.000 páginas, donde las vivencias de Bill (James McAvoy), Richie (Bill Hader), Beverly (Jessica Chastain), Ben (Jay Ryan), Eddie (James Ransone), Mike (Isaiah Mustafa) y Stanley (Andy Bean) entremezclan sus etapas infantiles y adultas. En la primera parte, Muschietti optó por centrarse en el grupo de los Perdedores cuando eran tan sólo unos niños, mostrando sus miedos producto de una realidad poco amable y el poder de la amistad como el arma definitiva para hacer frente al mal. 

Sin embargo, en esta vuelta a Derry vemos cómo las versiones adultas conviven con sus recuerdos infantiles, brindando toda una serie de flashbacks. Este recurso no sólo no aporta nada sobre la psicología de los personajes, ya lo interesante sería descubrir su evolución y cómo los hechos de la infancia les afectaron siendo adultos. 

Esto, además, ralentiza el ritmo del film, convirtiendo su visionado en algo sumamente predecible. Cada uno de ellos tiene su correspondiente paseo por Derry, su dosis de nostalgia y su recuerdo de un encontronazo con Pennywise, y esta fórmula se repite en más de una ocasión. Multiplícalo por siete personajes y lo que tienes no es una película, sino un combate por turnos. 

IT, 27 años después

Resulta triste que la mejor escena de la película nos la sirvieron en los adelantos. El encuentro de Beverly con la anciana perturbadora contiene el verdadero espíritu de IT; los espacios cotidianos se tornan en una pesadilla y lo inocente se retuerce hasta volverse perverso y aterrador. Esta premisa está prácticamente desaprovechada a lo largo del film, que se limita a repetir en gran medida los esquemas de su primera parte.

Pennywise y su circo de terrores no han evolucionado, a pesar que los niños a los que atormentó hace 27 años se han convertido en adultos. Se desperdicia muchísimo el potencial de IT, más entusiasmado haciendo de las suyas en la nueva generación que en aquellos que lo derrotaron años atrás. Esperaba un Pennywise más cruel y brutal, y en esto debo decir que la versión de los 90 tuvo momentos realmente brillantes de la mano de Tim Curry, capaz de convertir lo macabro en un humor negro, negrísimo, delicioso.

[Escena del telefilm de 1990, con spoilers de la trama]

Niños en cuerpos adultos 

Muchos adultos tenemos presente a nuestro niño interior, que sale a relucir con mayor o menor asiduidad. En IT: Capítulo 2 hubiera resultado totalmente lógico presentar esta versión de los Perdedores adultos en escenas como la de la cena de reencuentro, donde los recuerdos brotan con facilidad. Lo que no resulta para nada normal es que estos mismos personajes parezcan unos críos durante la mayor parte del metraje.

La potencia de las historias de Stephen King radica en su facilidad para plasmar la psicología de los personajes de forma muy clara. Los miedos y anhelos afloran con naturalidad en las páginas de sus novelas y en IT resulta especialmente emocionante acompañar a siete niños convertidos en adultos de forma simultánea. Que un personaje como Beverly termine en compañía de hombres que le dispensan un trato muy similar al que le prestaba su propio padre dice mucho del personaje. Pero IT: Capítulo 2 desperdicia todo este material de partida; los Perdedores en sus versiones adultas son unos personajes totalmente desdibujados y mucho menos interesantes que sus versiones infantiles. 

El tratamiento excesivamente infantil de sus conductas llega a su cénit en cierta escena de Eddie en la ducha. Y aunque es verdad que mantener ciertas sinergias -como el pique entre Eddie y Richie o el amor de Ben por Bev- es hermoso, caen en la simplificación excesiva de sus personalidades

Tú también flotarás

IT: Capítulo 2, tristemente, me ha decepcionado. No resulta un film fallido porque cuenta con una historia potente y porque produce un cierto placer nostálgico acompañar a los personajes en su viaje por sus miedos y terrores más profundos, pero podría haber sido el film prácticamente redondo que constituyó su primera parte. Un poco más de economía formal en sus planos y montaje tampoco hubiera estado mal -da la sensación que Muschietti prueba todos los movimientos de cámara habidos y por haber-.

En una realidad alternativa, sigo esperando esa versión que se desliga de la novela -no todo lo literario funciona en celuloide- y ofrece a un Pennywise más cruel y desatado. Al final, podrían haber hecho caso del consejo que le ofrecen varias veces al propio Bill durante la película: quizás debería mejorar sus desenlaces.   

Ficha IT: Capítulo 2 Filmaffinity

Trailer IT: Capítulo 2

Publicado por Noemí Escribano

Comunicadora Audiovisual, lectora voraz y procrastinadora nata.

Dejar un comentario

Deja un comentario Cancelar respuesta

Salir de la versión móvil