Reportajes fotográficos

Celebraciones

La primera boda a la que fui, llevé mi cámara. No para hacer un reportaje, ni mucho menos (la pareja había contratado a una profesional) sino para disfrutar tomando alguna instantáneas de la gente y del ambiente en general. La segunda y la tercera vez, la cosa fue totalmente distinta.

Eran las bodas de dos amigas mías; en la primera ejercí como única responsable de las fotos que allí se tomaron a lo largo de la jornada, y en la segunda me dediqué especialmente al tramo de la ceremonia en si. Las dos confiaron en mí para una tarea de la que no me creía capaz de salir airosa, pero el resultado (afortunadamente) fue lo bastante bueno como para que las novias quedaran contentas. Eso sí, los nervios ante tamaña responsabilidad no me los quitó nadie.

Al margen de las bodas, el primer encargo real que hice como fotógrafa fueron las Apolonias de Aitona, en 2015. Esta celebración, parecida a un evento de graduación, me hizo ir hasta Lleida y pasar todo el día persiguiendo a un grupo de chiquillos en su día especial, haciendo de la tradición una fiesta donde pasarlo bien y hacer partícipe al resto del pueblo. No sé si tendré la oportunidad de retratar más eventos como éste, pero sin duda ese primero fue algo especial.

Eventos

He tenido la suerte de poder colaborar como fotógrafa en algunos de los eventos organizados por los Blogos de Oro. El más importante hasta la fecha fue la ceremonia de las nominaciones de 2017; esperamos que sea la primera de muchas otras.

  • Nominaciones Blogos de Oro 2017

Y conciertos...

La fotografía de conciertos es, sin duda, el terreno en el que hecho más reportajes, de modo que tiene su propio apartado dentro de esta web. Pincha en Conciertos y festivales