Cápsulas

Mientras doy forma a este blog e intento hacerlo mío a "brochazo" limpio, mi primera declaración de intenciones fue no tratar de formular máximas, ni frases de aquellas generalizadoras que se supone deben englobar al común de los mortales.

Debo decir que fracasé estrepitosamente, como puede verse en mi cuenta de Instagram. A veces hay días que tengo ganas de expresar mucho y no me quedan palabras, y entonces recurro sólo a una imagen. Otras simplemente me encuentro bien y tan sólo quiero compartir un momento y un lugar; y la mayoría de las ocasiones me siento tan trascendental que creo que voy a explotar, y cometo el pecado de sonar grandilocuente o experta de la vida cuando lo cierto es que soy una pobre turista de paso.

La mayoría de veces nuestras vidas no están sujetas a plantillas o cánones. Partimos de una base y nos removemos incómodos en ella; por mucho que la sociedad se empeñe en ponernos molde creo que nacemos con la motivación de distinguirnos de los demás. La vida y las circunstancias de cada uno, a menudo, se encargan de diluir tales aspiraciones.

Así que aquí estoy, con un cuarto de siglo (y algunos años más de propina) tras de mí. Hay días que obedezco la chispa de ese afán de individualización, otros me uno al rebaño y soy una más balando. La intención es dar cabida a un poco de todo aunque no a demasiado de nada, en mi línea algo desequilibrada de entusiasmos que van y vienen, con etapas de protagonismo variables.

Bienvenidos a mi Instagram o a mi cápsula (casi) diaria.

| en realidad no hace falta tanto |

Una publicación compartida de Noemí Escribano (@noemi.escribano) el

| destrozar para construir, terminar para empezar |

Una publicación compartida de Noemí Escribano (@noemi.escribano) el

| "Querías pasarte todo el día encerrado, mirando el mundo tras un cristal. A la costumbre estabas encadenado, creías que nada iba a cambiar." | (Melange)

Una publicación compartida de Noemí Escribano (@noemi.escribano) el

| Pensar en que cada una de las personas que nos cruzamos por la calle tiene su propia historia da vértigo. Y también nos devuelve un poco a nuestro sitio. |

Una publicación compartida de Noemí Escribano (@noemi.escribano) el

| lo bonito de vivir como un niño es vivir como si todo te sorprendiera |

Una publicación compartida de Noemí Escribano (@noemi.escribano) el

| (no quiero ser) "como una habitación en la que una vez ocurrieron cosas pero en la que ya no sucede nada." M. Atwood |

Una publicación compartida de Noemí Escribano (@noemi.escribano) el

| En cierta manera, pensar en el futuro es la forma de vivir el presente |

Una publicación compartida de Noemí Escribano (@noemi.escribano) el